martes, 2 de diciembre de 2008

Getafe D.F.

El pasado sábado el cinema español contemporáneo recibió un duro golpe más. Y claro, no se ha enterado ni dios.
Como algunos ya sabréis ando con nuevas compañías, y como bien sabía mi madre... las malas compañías traen problemas. En este caso muy, muy serios. Nos pasamos el día grabando planitos para la cabecera de uno de mis nuevos proyectos: STAN & SLASKY, una serie que pretendo crear junto con el amigo Max Lemcke (Casual Day). En nuestro afán de no molestar ni engañar a más gente que la imprescindible y armados con mi cámara HDV, nos pasamos la mañana grabando a la gran Helena Alonso y el enorme Emilio Buale corriendo como una pareja de polis cualquiera por todo el gran Madrid.
Tras la estupenda comida que nos ofrecieron en un bonito bar de modernos (lamentablemente las camareras eran actrices poco o nada metidas en su personaje y tardaron dos o tres siglos en dar unos bocatas de diseño) nos encaminamos directamente a mi polígono favorito. Un cochambroso lugar llenito de localizaciones "a lo Shield" a las afueras de Getafe.
Una vez allí y con la inestimable colaboración de la madre de la artista (la gran madre Teresa) que nos trajo napolitanas (sólo una de chocolate... ¿sería para Emilio?) nos dispusimos a grabar una gran escena de acción con dos coches, persecución y brutalidad policial incluída.
El amigo Pere Brasó haciendo de atracador con pasamontañas, en la gran tradición del género, sale disparado de su coche robado ante el bloqueo policial de un coche con su luz azul comprada en una tienda de material de discoteca de la calle Barquillo... y oh, pardiez.... Emilio (Stan) y Helena (Slasky) con sus pistolas de plástico directamente heredadas de HIENAS le detienen o lo intentan.
En la tercera toma... la realidad superó a la ficción. Al grito de Teresa de "Norber, la policía... que está aquí la policía" opté por seguir grabando hasta que los actores quedaron superados en número por los polis locales getafeños. Véase la foto del gran momento. A los polis no los grabé porque paso de ir de CQC por la vida.
Un agente con brakets, cabreao como una mona, nos dijo que a ver qué coño hacíamos allí armando semejante escándalo público. Lo flipamos, claro. 2 coches y 3 motos de la policía local getafense... a los que se unió un coche de "secretas" un rato más tarde para descojonarse bien a gusto. El de los hierros en la boca, como el "Tiburón" de Moonraker, se nos enfrentó con toda la osadía que da tener una pistola y una placa. Se puso chulito, claro. No tanto como Helena... que pa eso de es Madrid... o Emilio, que pa eso es bombero... El catalán y yo, como estamos educados en esto de las confrontaciones policiales sabíamos que lo mejor es pasar de todo y decir que si que si, que tiene usted razón señor policía. Max, hombre serio y responsable, se erigió como responsable absoluto de toda la operación y le pillaron los datos.
Nos "incautaron" (sí, hala... ¿a que a vosotros nunca os han "incautado" nada? molaaa) dos maquetas de pistolillas de plástico y una luz de discoteca. ¿De dónde han sacado ese rotativo? Pues... es que no rota, solo parpadea. Es una luz azul de discoteca, señor policía.
La madre Teresa empezó a inventarse que tenía más policías en la familia que familia propiamente dicha, a lo que el hombrecillo de los brakets respondió muy serio: "Pues menudo favor le está haciendo usted a su familia" (o algo así... no me acuerdo por las risas... digo la tensión del momento).
A saber si había que pedir permiso para hacer aquello. Creemos que no, porque no era un rodaje ni na... dos locos con una cámara casera... Y bueno, lo más divertido es que algún gilipollas vea a estos dos corriendo detrás de un tipo con pasamontañas y se crea que va en serio. La gente debería ver menos televisión, me temo.
Al final, lo de siempre. Nos devolverán los juguetes si les parece bien, nadie ha sido acusado de nada ni pasa na de na... Solo que nos cortaron el rollo y nos dejaron sin planitos chulos para completar la cabecera. Y eso jode, pero más jode dormir en comisaría. Y llevar brakets siendo policía... eso seguro que te da inseguridad que no veas.
Así que ya sabéis: Si vais por Getafe D.F. no digáis que sois amigos nuestros, o el peso de la ley caerá sobre vosotros. Esto a Garci seguro que no le pasa nunca.

3 comentarios:

Angela Boj dijo...

Jajajajaaaa...¡Que buenoo!
¡Que pena me da habermelo perdido!¡Espero el material restante con ansia!
¡Sois los mejores!
:-D

helena dijo...

joder, que risa!!!!!!! mi madre no se merecia esta experiencia,ella que venia tan contenta con sus napolitanas pa los artistas, la madre de la artista , y dejando mal a su familia policia!!! jajajajaaa....esto es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo!!!
y del pobre max lemcke...que vamos a decir, yo creo que esta harto de ser max lemcke y quiere ser garci.
jajajaaaaaaaa

la tumba sin nombre dijo...

Manda narices...

A mí, lo máximo que me ha pasado fue un segurata de un polígono que nos interrumpió en medio del rodaje de una persecución de coches... y nos dijo que hiciéramos lo que quisiéramos pero que, si venía la poli, él no nos había visto.